Translate

venerdì 28 febbraio 2014

para todos los gustos

Cuando era pequeño e iba a "estudiar", mi mama me daba 100 liras y a veces 200, con ese dinero yo antes de ir al colegio pasaba por "il panificio" la panaderia que habia al pié de mi casa, y compraba mi media mañana, casi siempre era una gruesa, fresca y recien horneada focaccia, una chocolatina kit kat de Kinder y una botella de agua mineral. Eso era suficiente para hacer de las tres primeras horas de clase, una experiencia llevadera. No existia el microondas y yo despues de meter la chocolatina entre la focaccia y todo a su vez en una bolsa plastica, me sentaba en ella durante los ultimos 30 minutos de clase para que a la hora del recreo estuviera razonablemente tibia y la chocolatina debidamente derretida. Esa fue mi primera receta de autor...Traigo eso a colación porque a pesar de gustarme mucho el maridaje de focaccia y chocolate no era ni es, la ultima maravilla del desierto pero confirma mi teoria sobre la importancia de la componente afectiva y de los habitos en los gustos de nosotros cuando nos hacemos adultos...es por eso que cuando alguien me pide pizza; con pollo, con piña, con maicitos, o con aguacate, mas allá de la inevitable expresión de desagrado trato de priorizar las necesidades derivadas de la educación de mi cliente y trato de ajustarme a sus, para mi, descabellados gustos. Es por eso que encontraran en este blog pizzas tan variadas como personas hay en la tierra, algunas por mi recomendadas, otras jamás, pero eso si....pizzas para todos los gustos.





2 commenti:

  1. esto hace la diferencia entre tu pizza y cualquier otra....

    RispondiElimina
  2. Que delicia me.muero por probarlas !

    RispondiElimina